Foto tipos de pintalabios

Tipos de pintalabios: acabados y texturas

Pintalabios mate, pintalabios con brillo o satinado, pintalabios líquido… ¡No te hagas un lío! Hoy te mostramos todos los tipos de pintalabios que puedes encontrar en cualquier tienda.

Hace varios años no encontrábamos apenas distintos tipos de pintalabios. El acabado era normalmente el mismo y variaba el color. Desde hace un tiempo hacia aquí, el mundo del maquillaje ha ido innovando a pasos agigantados y ahora existen muchísimos tipos de texturas y acabados de pintalabios.

Entender las diferencias entre los distintos tipos de pintalabios puede ser un poco caótico. Por eso vamos a contarte qué acabados existen, qué ventajas tienen y qué les hace especiales. ¡Vamos allá!

Pintalabios en barra

Los pintalabios en barra son el tipo de labiales más conocido por todas. La clásica barra de labios no falta en ningún neceser: es práctica y cómoda. Pero dentro de esta categoría podemos encontrar pintalabios de distintos acabados:

Pintalabios en barra de textura cremosa

El acabado cremoso es el acabado clásico al que estamos acostumbradas desde hace años. Suele ofrecer un color intenso (unas veces más opaco y otras veces menos) y se desliza cómodamente por los labios.

Esa cremosidad, en su justa medida, les hace ser bastante hidratantes en la mayoría de los casos, por lo que es un tipo de pintalabios muy cómodo de llevar.

La duración de estas barras de labios suele ser media. Mientras más opaco sea el color, mayor duración tendrá. Y mientras más cremoso sea, menos duración conseguiremos pues tenderá a moverse por el labio y eso hará que se escurra con mayor facilidad.

Pintalabios en barra de acabado mate

El famoso acabado mate. El que se ha hecho tan famoso de hace unos años hasta ahora. Los pintalabios mate en barra poseen en muchos casos una pigmentación mayor que la textura cremosa, pues deben cubrir el labio totalmente en una pasada.

Suelen ser más opacos debido a la densidad del color y se deslizan con mayor dificultad al no poseer tantos agentes hidratantes. Son un poco más incómodos de llevar en los labios ya que tienden a resecarlos, incluso pueden marcar las líneas de los labios.

A cambio obtenemos una duración mucho mayor, ya que el labial se agarra mucho más al labio, incluso lo tiñe. Además, el acabado es muy bonito y elegante, y el color se transfiere mucho menos que con un pintalabios cremoso, por ejemplo al beber de un vaso.

Pintalabios en barra de acabado brillante o acabado gloss

Los pintalabios en barra también pueden tener un acabado gloss. La textura es muy parecida a los labiales de acabado crema, pero brillan mucho más al contener más agentes emolientes.

Suelen tener menos pigmentación, pero también existen pintalabios de acabado brillante muy opacos. Son muy cómodos de llevar y de retocar, pero a cambio, la duración es mucho menor y tienden a escurrirse un poco por el borde de los labios.

Pintalabios líquidos

Los pintalabios líquidos son un formato surgido hace no muchos años. Como su nombre indica, la textura es líquida y por eso se suelen presentarse (aunque no siempre) en un formato tipo gloss con pincel aplicador. Además, pueden mezclarse distintas tonalidades para obtener un color único.

Pintalabios líquidos de acabado cremoso

Un pintalabios líquido no tiene por qué ser mate, aunque muchas veces lo creamos así. Un labial líquido es precisamente eso: un pintalabios clásico en formato líquido. Y como las barras de labios clásicas, el acabado puede ser cremoso.

En este caso, encontramos un pintalabios que es muy cómodo de aplicar si incluye un aplicador tipo gloss. Si no lo incluye, lo mejor será aplicarlo con pincel si queremos que el resultado sea perfecto.

La duración suele ser la misma que la de un pintalabios en barra de acabado crema. Transfiere el color, ya que nunca llega a secarse, y suele ser de una intensidad muy alta, obteniendo un color muy opaco y vibrante.

Pintalabios líquidos mate

Es uno de los formatos más famosos ahora mismo. El pintalabios líquido mate destaca por su intensidad de color y su alta pigmentación. Se aplica muy cómodamente, ya que suelen incluir un aplicador que nos permite llegar perfectamente a los bordes y definirlos con nitidez.

Recién aplicado el color es brillante, y al cabo de unos segundos va secándose hasta obtener un color totalmente mate. Esto los hace más incómodos de llevar que los cremosos, pues pueden resecar un poco y marcar los defectos del labio. Por ello es muy importante tener los labios bien exfoliados e hidratados antes para que no se marquen las pieles.

La ventaja fundamental es que su duración suele ser bastante alta, y con una sola aplicación conseguimos un color totalmente opaco. Además, no transfiere ni se escurre, sino que queda fijo en su lugar y mantiene el color vibrante muchas horas.

Tinte de labios

Los tintes de labios también son muy codiciados gracias a sus grandes ventajas. Suelen ser parecidos a los pintalabios líquidos, pero tienen una consistencia mucho más fina. Esto los hace mucho más cómodos de llevar, ya que apenas sientes que lleves nada.

Como su propio nombre indica, tintan el labio y esto hace que la duración sea muy alta. No suelen resecar y otorgan un color intenso pero no opaco. El acabado no es ni muy cremoso ni tampoco mate: tienen un poco de brillo pero es un acabado muy natural y bonito.

Muchas veces estos tintes también son aptos para usarse en las mejillas a modo de colorete de larga duración.

Estos son los tipos de labiales que actualmente existen en el mercado. Al fin y al cabo, se trata de escoger el tipo de pintalabios que más se ajuste a nuestras necesidades, aunque también podemos jugar con las distintas texturas y usar una u otra dependiendo de la ocasión, o incluso de tu estado de ánimo. ¿Por qué no?

Productos recomendados:

Tipos de pintalabios: acabados y texturas
5 (100%) 3 votes
Ningún comentario

Publicar un comentario